Historia


Compartir
Vota:
Ermita Santa Quiteria

PREHISTORIA:
El hombre de neandertal se cita como presente en Peñalba hace más de 140.000 años asentamientos como La Valcuerna que se les relaciona con actividades de caza.
Los primeros habitantes de Aragón

Los indicios hay de los periodos paleolítico y neolítico en Peñalba, son de reciente detección con objeto de la transformación en regadío, se hizo un estudio arqueológico por parte de la Universidad de Zaragoza, en el que se descubren vestigios de industria lítica en varios puntos (un total de 43 de 107 yacimientos encontrados en Peñalba)  que suponen un 40 % de los hallazgos con en la que la presencia humana queda demostrada desde el principio del paleolítico hace unos 30.000 años hasta nuestros días. Aunque la mayoría de las citas de estos restos de la Edad de Piedra son indeterminados hay algunos que se concretan en el período Epipaleolítico , previo al Neolítico.

Los hallazgos de industria lítica se centran fundamentalmente en las vales: Valcabrera, Valdecaldes, Valcelada, Royano, Valacuerna etc. Probablemente, en auquella época, en plena era postglacial, el clima era más humedo y las vales tenian cursos permanentes de agua.

Siguiendo con  el  estudio arqueológico previo a la transformación  en regadío  se describen 33 referencias de restos cerámicos hechos a mano, la mayoría  ligados a  industria lítica paleolítica. No olvidemos que es a lo largo del neolítico cuando se domestican los animales (lobo-perro; muflon-oveja; uro-vaca) y se inicia la agricultura, primero como complemento de la recolección y la  caza, y luego como base principal de la alimentación. Es por ello que los allazgos se citan en Calvera, Valdelalmolda, Valdeladrones. etc. lugares más propicios para el desarrollo de una primitiva agricultura.

Lo mismo pasa con los vestigios de la Edad del Bronce y I Edad del Hierro que se localizan en Puyaldelobos, Valdeladrones y otras localizaciones más ligadas a  terreno  laboreable. El máximo exponente de estas epocas se encuentra en el tozal de los Regallos en Candasnos, justo en la huega de Peñalba. Allí se halló una espada de hierro y los restos de un poblado íbero hoy accesible y señalizado. Restos menores de la misma edad en la val de Ladrones y habitaciones de planta rectangular, el poblado de Valdeladrones, y el Cabezo de la Vieja en Peñalba. Así lo recoge Antonio Beltrán Martínez el ilustre historiador monegrino en  POBLAMIENTO PREHISTORICO Y PROTOHISTORICO

ANTIGÜEDAD:

La presencia Romana es más patente aunque desgraciadamente la mayor parte de sus restos han desaparecido o estan cubiertos por la carretera Nacional II

En época romana por nuestro término pasaba la Vía Imperial Romana que unía lIerda (Lleida), Lepida Celsa (Gelsa) y Cesaraugusta (Zaragoza). Se han hallado varios miliarios en este tramo (serían los actuales puntos kilométricos) y parece que en los estudios antes citados se encontró algún tramo de la  calzada en buen estado. En el termino de Peñalba coincide con el trazado actual de la carretera con lo que los restos son mínimos y un milliario que hubo en las ruinas romanas de la Venta de la Perdiz, en Peñalba, desapareció a principios de siglo. Los miliarios se colocaron durante una restauración en esta vía datada de los años 8 a 7 a.C.

Juan Bautista Lavanha (apellido castellanizado en Labaña) cuando recorrió los Monegros en el siglo XVII para levantar el mapa de Aragón por encargo de la Diputación del Reino, manifiesta:

 ... esta estrada vay a Candasnos e antes delle passa por hum alto, onde dizem que ha huna granbde ruina de pedras lavradas as quas affirmão que estavão travadas con gatos de ferrime chamão a este sitio Castello lel Pedroso. De Candasnos vay a Estrada a Penalva, donde disse un velho que se continuava te Vililla de Ebro e quelle havia visto e he assy Segundo me disserão os de Penalva: nesta estrada 1/2 L (egua) de S, Salvador, y con hua pedra metida entre um Espeso de Pinheiros he hum pedaço de columna, das que os romanos contumavão por suas Estradas...

 La aridez de nuestra tierra queda patente por las balsas que bordeaban la antigua vía romana conocida en el país como camino de los Fierros, que unía la antigua Ilerda (Lérida) con Celsa (Velilla de Ebro), con restos arqueológicos en Candasnos, Peñalba, Bujaraloz y la val de Velilla.

Peñalba tuvo una gran importancia en el período imperial romano, para la revista Ilerda, Números 27-28 que transcribe un trabajo de la Universidad de California ya que a partir de ella se producía la bifurcación entre el atajo directo a Zaragoza y la vía Romana de la época Republicana que se dirigía desde la venta de la perdiz hacia Lépida Celsa. La presencia de números puntos de abastecimiento de agua y de fortificaciones especialmente el Castillo de Peñalba confirmarían la importancia de este punto durante el Bajo Imperio Romano que duraría hasta la época musulmana.

IMPORTANCIA DE PEÑALBA EN LA VIA ROMANA

LA ANTIGUEDAD EN MONEGROS. Antonio Beltrán Martínez

varios miliarios

cimentación de la calzada romana a su paso por Peñalba (cuesta l'azar)

la calzada romana de 25 pies de anchura (unos 5 metros)

 6 bronce

6 campos de urnas

14 hierro

21 romanos

4 islamico

5 cristiano

9 moderno

9 contemporámeo




Edad Media 

concesión de Peñalba al Monasterio de Sijena 

El primer documento escrito data de 1170 y está fechado en Fraga. Se trata de una "carta de fundación", en la que Alfonso II dispone la fundación de un Hospital  para transeuntes en Peñalba, declarando: "libre e ingenuos de todo tributo a todos los que fuesen a poblar aquel lugar". 


Peñalba era paso obligado de romeros, guerreros y mercaderes desde épocas antiguas, a través de la Vía Imperial Romana. Y es muy probable que el origen de la población de Peñalba esté unido a la creación de dicho Hospital y a la existencia de un castillo o fortaleza anterior al propio Hospital.

El Hospital según Francisco Castillón Cortada, perteneció a la Orden del Temple. Los Templarios cuya sede central estaba en el castillo de Monzón crearon un estado dentro de otro estado, ya que contaban con las mejores tierras del obispado de Lérida y tenían sus fortalezas en puntos estratégicos Monzón, Chalamera, Corbins, Torres de Segre, Gardeny... con hospitales y albergues en despoblados Peñalba, Calavera (Selver), ejerciendo una fuerte influencia social y económica en toda su área de influencia. Dicho Hospital aparece citado por última vez en el año 1737 con motivo de una visita del Obispo de Lérida, Don Gregario Galindo: "tiene la Villa un Hospital que está casi destruido por una avenida grande de agua." (Archivos de la Catedral Nueva de Lérida). En esta misma visita se hace referencia a la ermita de Santa Quiteria, que tiene ermitaño y otra ermita que se va haciendo con las limosnas de los fieles. Actualmente no existe ningún resto arqueológico que testimonie esta segunda ermita, ni tampoco en la memoria colectiva.

El 27 de octubre de 1235, en documento fechado en Lérida, Jaime I de Aragón "El Conquistador" hace entrega de Peñalba y su término al Monasterio de Sigena. En este mismo año se producen enfrentamientos entre Fraga y Peñalba por sus lindes. Se firma un documento que fija definitivamente las lindes y en el cual se establece que Peñalba gozará del mismo fuero que Fraga. En el mismo documento se establece que P. Lobera, al que se le había concedido la administración, gobierno y posesión del hospital, percibirá la cuarta parte de los tributos que el monarca imponga a Peñalba, así como los hornos y las tierras roturadas.

El Monasterio de Sigena ejercerá una gran influencia en todos los pueblos y villas de la comarca de Monegros, potenciará la repoblación de estos otorgando a los pobladores las llamadas Cartas Puebla, documentos típicos de la Edad Media de marcado carácter feudal, que funcionaban a modo de contrato entre el Monasterio y los vecinos, especificando las prestaciones y obligaciones que se debían entre si. Como curiosidad todos los montes denominados Omprio son dominio del Monasterio de Sijena.

En 1237 Guillén de Moncada restituye Peñalba y todos sus términos y pertenencias a la Baronía Fragatina, reservándose el derecho de ser albergado en el castillo de Peñalba. (estática).

Dice el rey Alfonso IV: "...castrum et vil/a m de Fraga, in Cathalonia consistencia, necnon loca de Vallobar et de Pennalba et cetera loca Baronie de Fraga, quem Nobilis Guillelmus de Montecatheno quondam pro nobis tenebat in teudum".
El 25 de febrero de 1331 Alfonso IV de Aragón dió a su esposa la reina Leonor la villa de Fraga con sus aldeas, entre las que estaba Peñalba. (Sinués, nQ 896). Esto mismo lo fecha José Salarrullana de Dios el 5 de Julio de 1331.

Esto será ratificado el1 O de enero de 1333 en que los manumisores de Guillén de Moncada vendieron a la reina Leonor, Fraga con sus aldeas, entre las que estaba Peñalba. (Sinués nQ 899 y 900). Al respecto dice José Salarrullana de Dios: "El 9 de febrero de 1333 le prestan juramento los hombres de Fraga y sus aldeas a Luppo Pérez que los recibe en nombre de la Reina en este orden:

El primer dia 13 de abril en presencia del Obispo de L1eida, Arnoldo, del Archidiácono de Ribagorza, Guillermo Soler, de Guillermo Calbet, de Guillermo de Bell-lloc, canónigo de L1eida que actúan de testigos, rinden aquel homenaje y juramento:

- Ramón Siscar como Bayle de Fraga y Alcalde de Peñalba
- Pedro de Vallobar, Justícia
- Arnaldo Ferrer y Domingo Spanyol, Jurados de Fraga
- El sábado juran otros hombres de Fraga y posteriormente de sus aldeas, siendo los últimos los hombres de Peñalba, entre los cristianos.

(José Salarrullana de Dios. La Aljama de Moros de Fraga).

Edad Moderna

Para Ubieto, Peñalba sería Aldea entre 1333 Y 1397, alcanzando el privilegio de Villa en 1785 por lo tanto mucho antes del reinado de Isabel II, en que lo sitúan Castillón Cortada y la tradición popular.

Según la cual con motivo de la estancia de la reina Isabel II en Peñalba, cuando hacía un viaje hacia Barcelona, ésta otorgaría el título de Villa por el trato recibido de sus habitantes. Sin embargo hay testimonios que la acreditan como Villa mucho antes, siendo ya Villa de Realengo en 1610, según Labaña, dato que recoge también el propio Ubieto y si nos atenemos a los Documentos del Monasterio de Sigena, en la donación de Jaime I a dicho Monasterio, el 27 de Octubre de 1235 ya se cita como tal Villa de Peñalba. 

En 1670 viene a España Monseñor Galeazzo Marescatti, arzobispo de Corinto y luego Cardenal, como Nuncio del Papa Clemente X ante el Rey Carlos 11. Entró por Cataluña, de Barcelona a Montserrat, Igualada, Cervera, Bellpuig, Lérida, Fraga, Peñalba, Bujaraloz, Osera, Zaragoza hasta Madrid.

EN DEFENSA DE LOS FUEROS ARAGONESES: LA PERDIDA DE LA AUTONOMIA DEL REINO Y DE LA CORONA DE ARAGON.

Un suceso menos conocido pero importante lo relata Henry Kamen en "La Guerra de Sucesión en España" a principios del siglo XVIII. Esta guerra supone para Aragón Y sus instituciones un golpe mortal, al haberse decantado durante la contienda a favor del Archiduque Carlos de Austria Y haber ganado la guerra Felipe V, primer rey de la dinástica borbónica. Mediante los Decretos de Nueva Planta suprimió los Fueros de Aragón Y sus principales Instituciones. Con los Borbones Aragón pierde su capacidad de legislar y su autonomia fiscal: con capacidad de recaudar e invertir en su propio Reino.

En 1710 derrotadas la tropas borbónicas en Almenara, junto al Noguera, Felipe V sustituyó al marqués de Villadarias por el de Bay (15 de agosto). Las tropas realistas mandadas por éste, se retiraron hasta Zaragoza, acampando en sus alrededores.

El día 20 entablaron batalla con las tropas aliadas de Stahemberg a las 8 de la mañana. Ascendía el ejército borbón a 20.000 hombres, todos castellanos. Los aliados de Aragon sumaban 23.000 hombres, integrado por combatientes de distintas rocedencias, destacando los alemanes con 14.000 hombres.

Se repitió lo de Almenara pero esta vez en Peñalba, al tener a primera hora de la tarde los realistas 3.000 bajas Y perder 4.000 prisioneros. La batalla fue más dura que la de Almenara.

Posteriormente el Archiduque Carlos entraría en Zaragoza. Aunque la Batalla de Peñalba no cambió el curso de la Guerra de Sucesión  y hoy no es recordada, dejó constancia de la lucha de los aragoneses por sus fueros.

La importancia de la batalla de 100 años después todavía es recordada por el viajero Alejandro Laborde, quien en 1809 dice: (Sin duda confunde el autor esta localización con la batalla de Zaragoza, ocurrida en los montes de Torrero. No obstante alguna de las escaramuzas previas a la batalla pudieron desarrollarse en nuestro municipio)

"Así se llega a Candasnos, distante cinco horas de aquella ciudad (Fraga), lugar pequeño y miserable, en que comienzan a observarse los trajes  y costumbres de Aragón.

Una hora más adelante está la Villa de Peñalba memorable por la batalla que se dio en sus inmediaciones en 15 de agosto de 1710 entre las tropas del Archiduque Y las de Felipe V en que éstas padecieron un descalabro considerable... Sales e de ella por una subida y enseguida se entra en una llanura inculta y solitaria, donde al cabo de 3/4 de hora se llega a Bujaraloz, y más adelante está la Venta de Santa Lucía.

En Bujaraloz había unas salinas abundantes en cuyas inmediaciones Su Majestad mandó construir un gran edificio para los empleados que habitan en ellas. La sal es excelente y de ella se abastecen muchos pueblos de Aragón y Cataluña." 

BATALLA DE ZARAGOZA

La primera guerra carlista enfrento a Carlos  contra la Regente Maria  Cristina guerras carlistas en 1835 se moviliza el alcalde de la villa de peñalba hasta la balsa de Los Arcos en la desembocadura de la Valcuerna para parar a Ramon Cabrera "El Tigre del Maestrazgo"

ESCARAMUZAS EN LAS GUERRAS CARLISTAS

guerra de la independencia en castillo de mequinenza  

 

Peñalba en 1907 (Luis Parral)

PEÑALBA MARQUESADO: Este marquesado es concedido por Felipe IV de  Austria dependiente de los condes de Sastago el primer marques de PEÑALBA del que procede el escudo local (escudo del marques de peñalba) fue Miguel Fernández de Córdoba  y Alagón, (Grande de España) 1. marqués de Peñalba, conde que se tituló de Sástago, señor de Macintos, la Serna, Villantrodrigo, y la Casa-fuerte de Olmos (jure uxoris), cabCal, comendador de Montanchuelos, maestre de campo del Tercio viejo de la Mar de Nápoles, gobernador de la plaza de Valencia del Po en el Estado de Milán, capitán de la guardia del marqués de Caracena, gobernador de Milán, y de la del marqués de Castel-Rodrigo, gobernador de Flandes, * Madrid 17.5.1634, + Valencia del Po 24.1.1684. Casó con Constanza de Bazán Herrera y Rojas, señora de las villas de Peñalba.

Su hijo Cristóbal Andrés Fernández de Córdoba y de Alagón y Aragón (1672-1748 ), X conde de Sástago, II marqués de Peñalba. Casó con María Francisca de Moncayo Palafox y Cardona, hija de Diego de Moncayo Fernández de Heredia Altarriba y Arbolea III marqués de Coscojuela de Fantova. Fue el segundo marques de Peñalba.
El antepenultimo marques Luis Beltrán Escrivá de Romaní y Sentmenat ( 1888-1977 ), XVI conde de Sástago, IV conde de Glimes de Brabante, V marqués de Monistrol de Noya, VIII marqués de Aguilar de Ebro, IX marqués de Peñalba, XVI barón de Beniparrell. Casó con Josefa Patiño y Fernández-Durán, hija de Luis María de los Ángeles Patiño y Mese , VIII conde de Castelar , VI marqués de la Sierra, XII conde de Guaro, y de María de la Concepción Fernández-Durán y Caballero hija del VI marqués de Perales del Río. Le sucedió en el condado de Sástago su hijo Ildefonso Escrivá de Romaní y Patiño y a este el suyo Alfonso Escrivá de Romaní y Mora. Actual marqués de Peñalba.

EDAD CONTEMPORANEA:


COLECTIVIZACION DE LA AGRICULTURA

Documentos adjuntos


Ayto. de Peñalba - Pza de La Constitución, 1, 22592 Peñalba (Huesca)

Tlf: 618-36.05.42 Tlf: 974-46.31.66 Fax 974-46.33.99 -  aytopenalba@monegros.net


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca
Ayto. de Peñalba - Pza de La Constitución, 1, 22592 Peñalba (Huesca)

Tlf: 618-36.05.42 Tlf: 974-46.31.66 Fax 974-46.33.99 -  aytopenalba@monegros.net